COLUMNAS DEL TERCER MILENIO
  LA IMAGINACIÓN SOCIOLÓGICA
 
La Imaginación Sociológica
Por: Ricardo Gutiérrez Chávez
            La información sobre los acontecimientos locales y mundiales fluye y nos impacta de forma constante, los medios de comunicación transmiten los sucesos de la comunidad pero también nos alertan de los fenómenos que trascienden nuestro ámbito particular; sin embargo, la población en general no esta consiente de la conexión que existe entre la historia del mundo y su vida cotidiana. Las redes sociales electrónicas, por ejemplo, se han convertido en un instrumento ciudadano que se usa para compartir vivencias que en su mayoría no rebasan las fronteras de lo inmediato; los temas sociales o de interés común aparecen en forma de quejas, reclamos, malestar o frustración pero raras veces leemos ideas detonantes de acciones sociales.
            El efecto que esto provoca es que los seres humanos no pueden resolver conflictos cotidianos porque no se dan cuenta que detrás de estas inquietudes personales se encuentran problemas estructurales que les dan soporte. Un ejemplo puede verse en la desintegración familiar que sufren los alcohólicos; si quienes padecen esta enfermedad, analizaran cuáles han sido las consecuencias mundiales que se desataron después de la guerra fría, podrían identificar que la causa de su padecimiento también está provocada por un sistema global de mercado que de forma deshumanizada influye en la sociedad para el consumo del alcohol.
            Según Charles Wrigth Mills, la persona que posee la habilidad llamada Imaginación Sociológica, usa la información y desarrolla la razón para obtener explicaciones coherentes de la relación que tienen los problemas mundiales con las inquietudes individuales.
            Solamente ubicándose en las circunstancias de su época y conociendo las posibilidades de vida de los demás seres humanos con quienes comparte la misma generación y problemas globales idénticos, es como puede influir de forma más amplia en los cambios estructurales que irremediablemente afectaran sus propias inquietudes, que por ser particulares son las más sufribles.
            “La imaginación Sociológica nos permite captar la historia y la biografía y la relación entre ambas dentro de la sociedad”[1] Esta resulta la tarea y la promesa que aplicada y reconocida por los analistas sociales logran los mejores estudios sobre el hombre y la sociedad.
              La imaginación sociológica permite pasar de una perspectiva a otra, desde los cambios más globales y remotos hasta lo más intimo del ser humano y además su relación entre ambas. Para lograr esto es necesario saber cuál es el significado histórico y social del ser humano en la sociedad y en el periodo que vive.
            Quienes usan la imaginación sociológica, por la reflexión y la sensibilidad, estudian lo que ocurre en el mundo para comprender lo que pasa en el interior de los humanos.
Distinguir entre las inquietudes personales y los problemas públicos de la estructura social, es una característica principal de la imaginación sociológica. Llamamos “inquietudes” a los asuntos privados, cuando los valores de las personas se ven amenazados. Los “problemas” son los asuntos públicos, cuando los valores de la sociedad están amenazados.
 
            “Tener conciencia de la idea de estructura social y usarla con sensatez es ser capaz de descubrir esos vínculos ente una gran diversidad de medios; y ser capaz de eso es poseer imaginación sociológica”[2]
                                  ricardogutierrez33@yahoo.com.mx
 
 
 
 

 



[1] Charles Wright Mills, La imaginación sociológica, capitulo 1, 1961
[2] Ídem





Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su mensaje:
 
  Nos han leido 71900 visitantes  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=