COLUMNAS DEL TERCER MILENIO
  LA ULTIMA LECCIÓN
 
EL ELEFANTE EN LA HABITACIÓN
Ricardo Gutiérrez Chávez
ricardogutierrez33@yahoo.com.mx

 
 
El 25 de julio de 2009 termine de leer “La Última Lección”, dos días después me entere que el 25 de julio de 2008 murió el autor de este libro, Randy Pausch.
 
¿Qué sabiduría legarías al mundo si supieras que esta es tu última oportunidad?, esta pregunta es planteada a profesores universitarios en Estados Unidos para motivarlos a brindar una conferencia a la población de su campus, considerando su inminente fallecimiento.
A Randy Pausch le toco el turno de dictar su conferencia la cual titulo “Cumple de verdad tus sueños de la infancia”
El 18 de Septiembre de 2007, Randy se presento ante 400 personas incluyendo su esposa Jai, se planto en el escenario de la Universidad Carnegie Mellon y les dijo:
 
“En caso de que alguien se lo pregunte y no conozca los antecedentes, mi padre me enseño que, cuando haya un elefante en la habitación, es necesario presentarlo. Si ustedes observan mis estudios médicos, hay alrededor de diez tumores en mi hígado y los doctores me dijeron que me restan de tres a seis meses de buena salud. Eso sucedió hace un mes, de manera que ustedes saquen las cuentas”.
Para su presentación, Randy no necesitaba suponer su muerte. 
 
El conocía, que por protocolo la conferencia seria grabada, así que decidió que ese documental se convirtiera en una botella lanzada al mar con un mensaje oculto destinado para sus hijos: El placer de vivir.
 
“La última lección” es un libro, escrito con ayuda de Jeffrey Zaslow, columnista de The Wall Street Journal, Jeffrey fue documentando las lecciones de vida, en los 53 paseos por bicicleta que realizo junto con Randy. La idea era dejar un testimonio de la conferencia que no solo tendrá efectos en los hijos de Randy sino que se ha convertido en inspiración para muchas personas que sufren una enfermad terminal.
 
Randy no permitió que el lamento fuera el signo de sus últimos días, decidió vivir y no morirse antes. Invirtió el tiempo en las cosas adecuadas, siguiendo un patrón de conducta que comunica en su libro aclarando que su pretensión no es decirle al mundo como vivir sino compartir las cosas que a el le funcionaron.
 
La forma mas efectiva de enseñanza es predicar con el ejemplo, en un texto lleno de anécdotas de vida, el autor nos expone su actitud ante la adversidad, Randy creía en que no podemos cambiar las cartas del juego que nos dieron, solo podemos cambiar la forma de jugarlo, esto lo llevo a pensar en su enfermedad no como algo injusto sino como simplemente algo desafortunado.
 
“La ultima lección” Nos permite darnos cuenta que la mayor parte de nuestra personalidad esta sembrada en los primeros años de nuestra vida, al leer los pasajes de la niñez de Randy constatamos que sus padres influyeron en gran medida a que Randy cumpliera sus sueños de infancia y aún mas, el pensaba que era importarte cumplir nuestros sueños pero que colaborar en la realización de los sueños de los demás es mas edificante. Es un libro que refuerza la importancia de la familia, como un espacio de formación del individuo.
 
Randy Pausch fue un pionero de la realidad virtual, y muchos de sus logros se debieron a su visión, el pensaba que la suerte es lo que ocurre cuando la preparación coincide con la oportunidad, así que aun antes de conocer su estado de salud, siempre procuro la eficiencia.
 
Su madre cuando se refería a la profesión de Randy decía que era un doctor pero no de los que ayudan a las gentes, sin embargo con su libro y en particular con la conferencia en Carnegie Mellon, ha podido impactar a través de Internet a miles de personas que ven sn su caso una muestra de cómo derribar los muros que se anteponen a nuestra felicidad.
 
“No se como no divertirme, me estoy muriendo y me voy a seguir divirtiendo cada día que me quede”, esta era la actitud de Randy Pausch, quien decidió vivir a plenitud, con la alegría del tigre saltarín y no lacerarse como Igor el burro deprimido. Su libro nos expone a cuestionamientos profundos sobre nuestra propia existencia, ¿realmente vivimos a plenitud?, ¿hemos sido capaces de equivocarnos lo suficiente para tener la experiencia de transmitir alguna enseñanza?, seguramente la dinámica de la vida cotidiana nos ha atrapado en algún momento pero después al leer el libro de Paush, nos percatamos que siempre hay tiempo de detenerse a cambiar nuestro plan de vida solo necesitamos, como decía Randy, tener un plan.
 
La fortaleza mas importante en la vida de Randy fue sin duda su esposa Jai, ella cumplió 41 años el 17 de septiembre de 2007 justo un día antes de la conferencia, Randy quien no estuvo presente para festejarla motivo al publico del auditorio a cantarle el tradicional “Happy Birthday”, invito a que Jai subiera al escenario, el publico aplaudió mientras Jai se aproximaba a su esposo, este seria el ultimo festejo de cumpleaños,  se abrazaron en medio de aplausos, se besaron primero en la boca y después Randy le beso la mejilla, ella le murmuro al oído. “Por favor, no te mueras”
 
Randy Pausch pretendía vivir treinta años después de un diagnostico terminal, enfrentarse al cáncer es una pelea por vivir, el reto es no solo superar los pronósticos de los médicos, la verdadera lucha es que esos años, se vivan con intensidad y pasión, resulta inútil desperdiciar el tiempo en pensamientos derrotistas, debemos siempre fijar nuestra atención, no en lo que hubiéramos hecho sino mas bien en como lo haremos la próxima vez.
 
Desde que nacemos la única constante es que en algún momento moriremos, que mas da que sea de cáncer o de cualquier otra cosa, lo único importante es vivir guiados por el camino correcto, ese camino que permite en lo cotidiano realizar nuestros sueños.







Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su mensaje:
 
  Nos han leido 66947 visitantes  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=